top of page

Beneficios de consumir Tuna


A lo largo del año vemos que la venta de tunas tiene gran acogida en el día a día y por ello te invitamos a conocer los beneficios que contiene esta deliciosa fruta.

1- La tuna es rica en calcio, potasio y fósforo, y contiene otros minerales; aporta cantidades importantes de vitamina C y pequeñas cantidades de varias vitaminas del complejo B

2- Contiene aproximadamente un 15% de carbohidratos de buena calidad y es alcalinizante

3- Es una alternativa natural para disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos.

4- Es un efectivo antiácido, pues reduce la producción de ácido gástrico y alivia el malestar producido por úlceras

5- Es baja en calorías, pues una tuna de 100 gramos contiene aproximadamente 41 calorías

6- Previene la osteoporosis, es recomendada para pacientes con diabetes por su contenido en fructuosa

7- Favorece la función de los riñones pues aumenta el flujo de orina y su alcalinidad, además de regular la digestión

8- Ayuda a reducir y controlar el colesterol alto, fortalece nuestro corazón y se le atribuyen propiedades anticancerígenas

PROPIEDADES TERAPÉUTICAS DE LA TUNA DESCUBIERTAS RECIENTEMENTE

La investigación científica ha llamado la atención sobre un tipo de pigmentos llamados betalaínas , presentes en las tunas, mismos que han demostrado poseer un pronunciado efecto antioxidante. Se han identificado dos tipos de betalaínas: betaxantinas que dan el color amarillo-naranja ( de los cuales forma parte un compuesto único llamado indicaxantin) y las betacyaninas que dan el color púrpura, ( vale la pena señalar que la tuna blanca también contiene estas sustancias). También se han identificado otro conjunto de compuestos de la tuna que contribuyen a potenciar sus efectos antioxidantes, a saber: compuestos fenólicos, flavonoides y la vitamina C. Diversos estudios han demostrado un marcado efecto antiinflamatorio y anticancerígeno de los compuestos de las tunas. En estudio en tubos de ensayo, realizado en el Departamento de Biotecnología e Ingeniería de Alimentos del Tecnológico de Monterrey (campus NL) se observó que el jugo de tuna inhibía el desarrollo de células de cáncer de colon y de próstata. También se ha demostrado un efecto neuroprotector y se ha observado que la tuna promueve la secreción de bicarbonato a nivel gástrico ofreciendo así un efecto antiácido y protector de la mucosa gástrica.

El contenido de betalaínas, es mayor en las variedades rojas y púrpuras que en las amarillo-naranja y las blancas, y varía también según las condiciones de cultivo y el grado de madurez de la tuna, al momento de consumirla.

Vistos de conjunto, estos estudios han demostrado que el consumo de tunas mejora el estatus de antioxidación en el organismo de personas saludables, reduce los procesos de oxidación de las grasas sanguíneas ( colesterol y triglicéridos), e incrementa la neutralización de los radicales libres.

Mencionemos como ejemplo, un estudio en el cual se comparó el efecto antioxidante de las tunas con la vitamina C, realizado por un equipo de investigadores del Departamento Farmacoquímico, Toxicológico y Biológico de la Universidad de Palermo, en Italia.

En un estudios previos estos investigadores habían obtenido varios resultados muy interesantes al estudiar las propiedades de la tuna en tubos de ensayo:

– demostraron por ves primera que el extracto acuoso de la tuna poseía una elevada acción antioxidante,

– que protegía de la oxidación a los compuestos grasos de las membranas celulares de nuestros glóbulos rojos,

– que reducía la oxidación del colesterol

de baja densidad ( aminorando así su peligrosidad),

– observaron que estos resultados no podían ser atribuidos al contenido de vitamina C y vitamina E de las tunas.

Para corroborar estos resultados in vivo, llevaron a cabo un estudio con 18 personas saludables. Los participante fueron divididos en dos grupos que recibieron 2 veces al día durante 2 semanas, o bien 250 gr de pulpa de tuna o 75 mg de vitamina C ( cantidad equivalente a la aportada por los 500gr diarios de pulpa de tuna). Se dejó pasar un período de 6 semanas durante el cual se interrumpió la ingesta de ambos elementos y posteriormente se repitió la experiencia pero invirtiendo los grupos: los que habían ingerido vitamina C ahora consumían la pulpa de tuna y viceversa.

Se analizaron muestras de sangre al inició del estudio y al final de cada período de 2 semanas.

Los resultados obtenidos nos invitan fuertemente a consumir regularmente las tunas durante su temporada.En efecto, el consumo diario de pulpa de tuna produjo:

– incremento de los niveles de vitamina C y vitamina E en la sangre,

– se redujeron fuertemente ( por un factor de 4) los marcadores de la oxidación de las grasas sanguíneas,

– el glutatión es el más poderoso antioxidante intracelular ( contribuye a eliminar tóxicos, a reactivar a otros antioxidantes, y a disminuir la inflamación y los riesgos de cancerización de las células), el consumo de tuna se reflejó en un aumento de los niveles de glutatión,

– la oxidación del colesterol de baja densidad disminuyó significativamente, lo cual implica una protección importante para los vasos sanguíneos,

– asimismo, se redujo notablemente la oxidación de las grasa sanguíneas,

– se produjo una mejoría de la capacidad antioxidante a nivel de los glóbulos rojos.

69 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page